Que me gustaria...

Este blog busca un espacio para hablar de los acontecimientos que rodean a la maternidad y a la paternidad desde todos los puntos de vista. Crear foros de debates vistos desde posicionamientos, que aunque posiblemente contrarios, se orienten hacia modos positivos de diálogos. Compartir saberes. Avanzar en los desencuentros. Replantear nuevos modos y modelos de hacer. Progresar desde la incertidumbre. Hacernos reflexionar, cuestionarnos posturas cerradas. Ver en que puntos coincidimos y trabajar juntos en ese encuentro.

domingo, 18 de diciembre de 2011

LA INDIA: Un viaje al fondo del alma más desconocida. La INDIA: Un viaje al valor del regalo de la vida


Esta son las primeras impresiones que se me ocurrieron a las pocas horas de mi regreso del viaje.
Nunca he sentido tantas contradicciones al mismo tiempo. Nunca pensé que el alma se fuera diluyendo a cada respiración, con cada mirada, con cada paso. Nunca pensé que pudiera sentirme infeliz por ser feliz. Nunca creí que pudiera sentirme tan desgraciada por ser afortunada. Nunca creí que pudiera ver tan de cerca la muerte viendo vivir a las personas.
Viajar a la India ha sido un viaje al fondo del alma. Un viaje sin regreso. Un viaje a lo desconocido más cercano. Un viaje del que nunca sabré como regresar.
Me siento distinta, lejana, triste, vacía. Siento no poder sentir con más profundidad, de ser incapaz de ordenar mis sentimientos. Percibo los olores sin estar presente, no deseo cerrar los ojos porque veo más allá de lo que he visto, no quiero recordar, pero no puedo dejar de querer seguir pensando.

Siempre me gustó conocer otras culturas y sociedades, otras personas, otros espacios. Estudié Antropología para aprender a “mirar” desde muchas perspectivas sin olvidar que pertenezco a un mundo afortunado. Esta disciplina me ha enseñado a ver con profundidad desde lo más cercano. Me ha enseñado a sentir al otro sin olvidar quien soy, pero sobre todo ha exacerbado los sentimientos que estaban escondidos en lo más profundo de mi alma y eso me hace daño…un daño necesario, justo, fundamental para valorar más la vida que ya vivía y la vida que aún me quede por vivir.

Viajar a este país era un sueño impensable y ha sido un regalo que me gustaría compartir. Decir que he conocido la India sería pretencioso. Estar solo algunos días y en algunos lugares no me da derecho a decir que “la conozco”. Sería más coherente decir que he paseado por algunas de sus calles y he visitados algunos monumentos, pero lo que nadie me puede negar, es la posibilidad de expresar lo que he sentido en esos pocos instantes.

Tal vez algunas personas que lean esto ya estuvieron allí y sintieron algo parecido, pero tal vez percibieron cosas que yo no sentí y también me encantaría conocerlas.

Inicié este proyecto de un modo totalmente distinto a otros viajes. Siempre me gusta conocer los itinerarios, leer sobre lo que veré, ver fotos de los lugares previstos…pero en esta ocasión he realizado un viaje a lo desconocido. No miré mapas, no miré historias, no leí ni siquiera los papelitos que la agencia de viaje nos dio.

Cada día cuando me despertaba me abría paso a una incógnita. Es una sensación extraña de explicar, tal vez para quien me lea, una incongruencia. Solo me importaba la hora de iniciar cada recorrido. La idea era no poner atención ni en los nombres de los lugares que pisaba aunque nuestro guía los explicara. Me interesaba lo que decía de los lugares, su perspectiva como ciudadano de ese mundo, pero solo deseaba dejar que el tiempo pasara.

Solo miraba a través de los cristales del autobús o del tren y dejaba que el corazón se empapara de sentimientos. Cuando andaba, solo he dejado que mi retina fuera envolviendo los ojos de quienes estaban cerca para ver desde el fondo, aunque en muchas ocasiones bajaba mis ojos al suelo porque me daba vergüenza de ver tanto sin poder hacer nada…

He dejado que  los olores y los colores de seres desconocidos, pero exageradamente cercanos penetraran en mi cuerpo. Me daba una enorme vergüenza fotografiar a las personas, especialmente a los niñ@s. Sentía que les quitaba toda su dignidad y su privacidad. Solo quería captar con mi cámara la inmensidad de las situaciones, los espacios, la vida frenética de sus existencias…la pobreza, la miseria es imposible de dejarla grabada en pequeños recuadros fotográficos. La vida es imposible percibirse en fotos estáticas. Lo que se ve no es lo que se percibe ni lo que se siente.

Otro espacio de aprendizaje, no despreciable, han sido las muchas horas vividas en el autobús. Me encantaba escuchar a hurtadillas las conversaciones de mis vecinos. Excepto dos personas, que son mis amigos, y que andaban lejos de mi asiento, el resto eran tan desconocidos como los habitantes de las ciudades visitadas.  Es impresionante la enormidad de bobadas que somos capaces de decir los turistas cuando nos sentimos superiores…tengo algunas anécdotas dignas de ser escritas para la reflexión.

Bueno, hasta aquí mis primeras cavilaciones…A partir de ahora iré poniendo en orden las fotos, los lugares, los sentimientos y mis especulaciones de lo que ha sido una experiencia tan especial y tan extraña en mi vida.
Deseo compartirlo con quien quiera leerlo porque creo que nos puede ayudar a valorar mucho más todo lo que tenemos. Lo haré desarrollando un tema concreto, como por ejemplo: la familia,  las mujeres, los hombres, los niñ@s, los paisajes, las bodas, la comida, los monumentos, mis vecinos de viaje…



jueves, 15 de septiembre de 2011




La vida y sus vivencias son para vivirlas hoy…ahora…en el presente. ¿El futuro? Quien sabe que nos traerá…pero no olvidemos que el pasado fue un día nuestro presente…
video

Es una de mis canciones favoritas...y os la regalo.

El pasado ¿podemos acaso cambiarlo?...se fue, simplemente no volverá…¿por qué tanto empeño en recordarlo?...

Posiblemente uno de mis grandes defectos es volver la vista atrás en más ocasiones de las que debería, eso opinan algunas personas muy cercanas a mí. Que conste que hago intentos de cambiar…pero no puedo. ¿O es que tal vez no quiero porque me da las claves para mejorar mi presente?...

Me pregunto ¿qué me dejé en el camino para que vuelva tanto a rememorar determinadas situaciones?. Quisiera que algunas cosas no hubiesen sucedido y otras haberlas vivido, pero es imposible ni lo uno ni lo otro. Y es imposible e inviable porque  las personas que podrían darme las claves o bien ya no existen o sus vidas transitan en paralelo a la mía y es quimérico encontrar un punto de encuentro. Así que solo puedo buscar en mi particular baúl de los recuerdos.

Entiendo que el presente es lo único que tenemos y es efímero y perecedero pero es lo que teóricamente podríamos controlar. Y digo que es algo hipotético porque a pesar de lo que decidamos juegan a favor o en contra demasiadas variables.

Si las situaciones solo fueran susceptibles de ocurrir con nuestros deseos, nuestros actos o con la toma de nuestras decisiones tras un prolongado calibrado de los resultados…las cosas serían más predecibles…pero ¿quien controla lo incontrolable?

Lo cierto es que de tanto dar vueltas al pasado sin un objetivo concreto, estamos dejando de vivir los acontecimientos presentes y antes de que volvamos a tomar conciencia de lo que sucede, el tiempo y sus vivencias ya pasaron.

No siempre somos concientes de lo que está pasando en nuestras vidas. Generalmente valoramos aquello que tuvimos cuando ya no tenemos tiempo. Pero no nos engañemos, también somos como somos y actuamos como lo hacemos porque el pasado deja huellas imborrables. A veces buenas y otras, desgraciadamente no tanto…

¿Hasta que punto somos capaces de potenciar aquellas cosas que han modelado nuestras vidas? Y ¿cómo limar los acontecimientos que pueden frenar nuestro desarrollo personal?...busquemos en nuestro interior porque al final las respuestas no las tiene nadie, solo nosotr@s.

Cuando pienso en mis primeros años ¿qué recuerdo?... ¿con que edad aparecen mis primeros recuerdo conscientes?...¿cuales son?...¿recuerdo las cosas materiales que mis padres me regalaros o momentos vividos?...¿le he preguntado en alguna ocasión a mis progenitores cómo vivieron sus experiencia de ser madre o padre?...
Si buscamos en nuestros recuerdos…tal vez sepamos que necesitan nuestros hij@s...

Uno de los planteamientos que hago en las clases de preparación al parto y a la maternidad/paternidad, es intentar posicionarnos del lado de los bb porque ell@s no nos piden nada y poco saben de la vida que les espera.

En el útero lo tienen todo: calor, amor, comida, bienestar a raudales, acompañamiento permanente, el sonido continuo de su mamá, las palabras de quienes le rodean… 

En el tiempo de la espera buscamos el mejor cochecito, el color de la habitación, la ropita…hasta el chupete con el nombre grabado y esos “aparatitos” que nos hacen ver y oír el posible llanto de la criatura aunque vivamos en un piso minúsculo…pensamos en todo porque deseamos lo MEJOR para nuestros hij@s y eso está bien…pero…¿nos planteamos de verdad que modelo de padre y madre deseamos ser? ¿Pensamos que valores de nuestras vidas queremos transmitirles? ¿Tomamos consciencia de las necesidades reales de afecto que precisa un recién nacido? ¿Buscamos en el fondo de nuestro corazón cuales son aquellos acontecimientos que ya vivimos y que no queremos que ell@s vivan?...

Se ha comprobado científicamente la importancia que tiene la impronta y los vestigios que quedan en el subconsciente de las personas en sus primeros años de existencia…yo me atrevería a decir, que incluso antes del nacimiento, de ahí la responsabilidad que tenemos cuando decidimos traer a una nueva persona al mundo. Por lo tanto si se sabe ¿por qué no hacer las cosas lo mejor posible?...

Mirar al pasado para mejorar el presente es algo, desde mi perspectiva, no solo bueno, sino necesario. Es tiempo de amor y tiempo de dar. Es necesario que no vivamos pensando qué es lo que haremos mañana, porque nuestros hijos están creciendo hoy, nuestros seres queridos están hoy y el ser humano necesita nutrirse más del amor, la ternura, los besos, los contactos, los abrazos, las risas, las palabras y las caricias que de la comida…así que busquemos en el pasado…démonos la posibilidad de cambiar para mejorar, aprendamos de los errores, pero sobre todo multipliquemos por infinito nuestros acierto. Nuestros hij@s nos lo agradecerán y el mundo será mejor…

Me apetece terminar con otra canción que ha estado y sigue estando presente en momentos importantes de mi vida...la letra es maravillosa. No es solo para escucharla es...para sentirla.

video


viernes, 17 de junio de 2011

TODAS VUESTRAS VIDAS SON LA MÍA…Y LA MIA ES PARA USTEDES…



Hace unos días leí todos los comentarios enviados desde que comencé este espacio.
Las cosas que habéis puesto son preciosas, reales, nacidas del corazón, de la impotencia y de la ternura. Habláis porque las personas necesitamos comunicarnos, sentirnos arropadas, apoyadas, nutridas por el calor y el amor…pero ¿no os dais cuenta que todas formamos parte de la vida de la otra?... ¿cómo no sentir igual?...

Me gusta el silencio. Me gustan pequeños ratos de soledad. Me gusta el encuentro conmigo misma…porque todo esto me acerca a los demás. Me puse a buscar una música en el ordenador para escucharla de fondo y encontré “los sonidos del silencio”…y pensé…¡cómo suenan de fuertes los silencios cuando estamos solas! A veces por eso buscamos estar acompañadas…para no pensar…porque los pensamientos en ocasiones son maravillosos, pero en muchas otras son exageradamente dolorosos…

 No es infrecuente que piense cómo sería mi vida si hubiese elegido otra profesión…porque me encantan otras cosas como la música, la pintura, la decoración, leer de modo desaforado, ser ama de casa, ser profesora, bailar, cantar, ser gestora, escritora y una viajera incansable deseosa de conocer otras culturas…pero elegí esta, creo que desde que tengo uso de razón sabía que sería esta…y la vida me la regaló...las otras cosas no he dejado de hacerlas solo que a modo de hobby…

Y…hablando de mi trabajo…mis compañer@s consideran que pregunto demasiado cuando realizo una historia…¿para qué saber tanto de la vida de las embarazadas?...me dicen. A veces tengo la sensación de estar “metiéndome” en “cosas” que no debo…es lo que me hacen sentir…pero cuando reflexiono, me reitero en mi modo de hacer. Será un poco la vejez, mi cabezonería o más bien la experiencia, no lo sé…pero lo seguiré haciendo pese a quien le pese. Me explico.

Es cierto que difícilmente podemos cambiar la vida de los otros solo por conocerla, pero ¿quién está tan seguro de que no podemos ayudar a ver otras opciones?...Si solo me interesara la cuestión “sanitaria” de las personas…yo, no sería yo…y eso ya no hay quien lo cambie. Tengo demasiadas canas…quien me conoce puede dar fe de ello…

Cuando pienso en el bb que está por venir, considero imprescindible entender en qué contexto familiar pasará su vida…no es que yo pueda dar trabajo si ambos están en paro o si viven 10 personas en 45 m2…ya quisiera. Tampoco puedo “obligar” a que la mamá deje de fumar, que se alimente sano, que acepte ese embarazo no buscado o que el padre intente acompañarla en el proceso…pero sí quedo seguirla en el camino…¿quién soy yo para cambiar la vida de los otros?...pero la realidad es que la mía sí cambia sin que nadie lo pretenda…¿cómo funciona esto?...

¡Qué curioso!...¿si supieran mis compañer@s que a pesar de todas las preguntas, de las reuniones o de los controles después del parto, solo ahora es cuando estoy conociendo y entendiendo un poco más a “mis mujeres”?...solo ahora es cuando puedo “justificar” lo importante que es intentar conectar. Dejar espacio sin horas. Tener la posibilidad de dejarse entender. Abrir sentimientos para compartir. Dar de forma desinteresada. Soñar con tiempos mejores. Llorar a solas pero ser oídas. Sentir la compañía desde la distancia y la intimidad. Buscar palabras nuevas para ser creídas. Rebuscar en las capacidades que poseemos para compartir. Vivir buscando nuevos horizontes. Percibir el calor de otras personas a pesar de nunca haberlas visto…

Lo siento, bueno…es un decir…en realidad no lo siento…seguiré siendo una metiche en la vida de las persona y de preguntar más de lo establecido en los protocolos…porque me alegro de que estemos juntas (digo juntas porque desconozco si existe algún otro “maromo” que nos acompañe, aparte de nuestro Bienve)… de que este blog nos de la posibilidad de estar más cerca…y de profundizar en el conocimiento de nosotras mismas para ofrecerlo a l@s demás…y especialmente a nuestros hij@s.

Me alegra que cada vez más exista un vínculo directo entre vosotras…aunque esta semana no haya respondido personalmente a todas y cada una…mis pensamientos han estado muy cerca de todas porque…
TODAS VUESTRAS VIDAS SON LA MÍA…Y LA MIA ES PARA USTEDES…

PD…estoy “estudiando” la posibilidad de abrir un espacio para que me contéis como viven actualmente las madres y padres la experiencia de la gestación y la crianza.
Quien me conoce un poquito sabe que  considero a estas etapas como el basamento fundamental para la vida y la felicidad de las personas del mañana.

Quisiera, si es posible, establecer contacto con parejas de cualquier lugar del mundo, porque creo que en las diferencias culturales puede estar el secreto de avanzar y enriquecernos…  

El objetivo que me planteo es saber como mejorar y aportar lo que en realidad las parejas buscan en nosotras las matronas. Aportaré mi visión, tanto desde mi perspectiva como matrona, como de la madre que soy…sin olvidar que mi visión de la maternidad, vivida en primera persona, pertenecen al siglo pasado…







viernes, 3 de junio de 2011

LA IMPOTENCIA…un sentimiento difícil de expresar…

No corresponde a los jóvenes entendernos, sino a nosotros comprenderlos a ellos. Al fin y al cabo, no podrían ponerse en nuestro lugar y, en cambio, nosotros ya hemos ocupado el de ellos. André Marcel

El simple hecho de escribir la palabra IMPOTENCIA me lleva a un cúmulo de sensaciones difíciles de describir.
Las palabras están cargadas de significados simbólicos otorgados en cada contexto socio-cultural como referente de nuestras creencias, valores y conductas compartidas, aunque no todos sintamos ni percibamos por igual.

Como no estoy segura de ser entendida, he decidido mirar otras acepciones de impotencia y me he encontrado lo siguiente: INCAPACIDAD, IMPOSIBILIDAD, INCOMPETENCIA, INHABILIDAD,  INEPTITUD, NULIDAD, INEFICACIA….no se, pero todas definen bastante bien el vacío y desasosiego que a veces me invade durante muchos momentos de mi vida profesional. No me gusta sentirme ni sentir así, pero es una realidad de la que difícilmente puedo huir.

Entendámonos hoy estoy un poco extraña. El motivo: no tengo ni idea de cómo hacer partícipe a l@s jóvenes de la importancia de ser consecuentes de las decisiones que tomamos, de valorar las posibilidades de formación que nuestra sociedad pone al alcance de tod@s, de aprender a ser responsables de nuestra salud, de entender lo que son valores positivos, de compartir, de tener metas, de buscar nuevas opciones de vida, de ver un futuro un poco más esperanzador que el que tuvieron sus padres…de tantas y tantas cosas…

No olvido, ni mucho menos, que cada persona ha de encontrar su propio camino, que lo vivido por otro difícilmente puede influir en sus vidas, que soy un pequeño eslabón en su camino…pero no puedo evitar sentir IMPOTENCIA cuando me encuentro cada día historias que minimizan cualquier argumento de cualquer película. El dicho de que “la realidad supera a la ficción” creo que lo inventó alguien que estuvo viviendo por mi zona de trabajo.

Una de mis encomiendas profesionales las dedico a reuniones con jóvenes entre 11 y 18 años…es decir, colegios, institutos, prelaborales…siempre me llaman para hablar de sexualidad y es de lo que menos hablo…porque me importan más allá que esa parte de la vida…terminamos hablando del amor, de respeto por el otr@ y de qué les gustaría hacer con sus vidas…Mi objetivo??? No lo sé…estoy tan perdida como ell@s... ¡son tan frágiles!...creen saber tanto de la vida…y se encuentran con tantos problemas y a veces tan solos!!!.

Me pregunto ¿a quién le corresponde hacer que estas personitas sean conscientes de la realidad  presente y de qué se encontrarán? ¿Esperan los padres que sean los profesores o la matrona quienes le hagan entender que la sexualidad va más allá de “meterla” (frase textual que usan)…esperan los padres que se eduquen  a sus hijos cuando vayan al cole??? Chungo…lo que no se aprende desde el nacimiento o si me apuran desde antes…los demás poco podemos hacer…y menos a esas edades…

La realidad de cada día: niñas embarazadas y madres a los 13, 14, 15… años, casamientos absurdos entre adolescentes, un número de parejas incontrolables e incontables de modo reiterativo…separaciones, malos tratos, abusos de todo tipo, el uso de los IVES (interrupción voluntaria de embarazo) como si de un método anticonceptivo se tratara…3,4…cada año…que más da si es gratis…estar en el paro pero fumarse todos los días un número no cuantificado de porros…es lo normal dicen…yo no cuestiono ni critico…solo expongo hechos ¿qué esperan de la vida? ¿Qué esperan de sus vidas?..¿Cómo contribuir entre todos para que esto pare?...

Hoy no he sido capaz de reunirme con los chic@s del instituto,  la semana ha sido demasiado intensa, me sentía demasiado INCAPACITADA, IMPOSIBILITADA, INCOMPETENTE, INHABIL,  INEPTA, NULA, INEFICAZ….pero sobre todo demasiado IMPOTENTE.

¿Significa qué tod@s y todo me hacen sentir así?...ni mucho menos...esto ha sido en estos días. El lunes volveré a tener presente todo lo que los jóvenes son capaces de aportarnos...no olvidemos que ya pasamos por esa época y que tal vez fuimos muy parecid@s...

miércoles, 18 de mayo de 2011

NO HAY NADA MÁS BELLO QUE SER MUJER…aunque no me olvido de los hombres…hoy nos toca a nosotras…


Estoy muy contenta…pero que muy muy contenta. No pensé ni de lejos que escribir cuatro cosillas de mis sentimientos fuera algo tan compartido…
Para todas aquellas que habéis dejado un comentario y para los poquillos anónimos que dejasteis algo escrito…gracias, muchas gracias…

Ahora me dirijo a quienes desde otros países, a quienes desde otros lugares de España habéis echado una miradita pero permanecéis  calladit@s, decirnos algo…¿vale? Necesitamos oír sentimientos de otros lugares, queremos hablar y que nos hablen…porque somos mujeres y no hay nada más bello que ser mujer, no existe cuerpo más maravilloso que ese vientre redondo vibrante de vida.  ¿Somos las mujeres conscientes del poder que encierra nuestro cuerpo?...poder, sí pero poder del bueno, poder para dar, poder para sentir sin pedir, poder de ser por encima de todo, por encima de nada.
Las mujeres somos grandes aunque tengamos un metro y medio aunque pesemos cien o cuarenta kilos…porque estamos hechas de amor y construimos nuestro espacio solo para darlo.
Las mujeres somos sencillas y complejas, somos dignas de las cosas más grandes y más pequeñas, para nosotras todo es importante, valoramos la vida, las caricias, los besos, las miradas, los paseos, las puestas de sol y los días nublados…
Las mujeres transitamos por espacios que solo nosotras conocemos, lugares donde nos perdemos para encontrarnos, terrenos llanos, terrenos pedregosos de los que sabemos salir sin cansarnos…
Las mujeres poseemos todos los dones que la naturaleza puede ofrecer. Nacemos para que otros nazcan, vivimos a pesar del sufrimiento, aportamos la risa y el llanto que nace de lo más profundo de nuestros corazones…
Las mujeres somos todas guapas, todas buenas, todas listas…porque estamos cansadas de creernos siempre feas, siempre malas, siempre tontas…siempre, siempre cuestionadas, siempre comparadas…

Gracias a todas las mujeres que me dejan entrar en sus vidas, en sus sueños, en sus hogares…gracias por compartir vuestras ilusiones y desilusiones. Gracias por dejarme ser un poco madre de vuestros hij@s.  Gracias por dejarme participar de vuestros miedos y esperanzas, de hablar y llorar juntas, por sentirme feliz cada día, por sentirme viva, por valorar mi profesión, por dejarme ser yo…siempre gracias.




domingo, 1 de mayo de 2011

Para tí...para mí...para todas...recuerdo de un día...de todos los días

“Es más fácil sacar al niño del útero de su madre, que sacarlo de su pensamiento”. -Willke-


Ayer me enteré de que hoy es el día de la madre. Suele comentarse que es una fiesta donde lo que priman son planteamientos comerciales. Como suelo ser bastante curiosa, no me he quedado solo en esta concepción…
Algunas otras aportaciones:
La madre, desde la antigüedad, ha sido venerada por todas las grandes civilizaciones. En Grecia se realizaban ritos y celebraciones en honor de la diosa Rea, madre de Zeus, Poseidón, Hades…
Posteriormente los romanos adoptaron esta celebración y la llamaron La Hilaria, festejada el 15 de marzo en el templo de Cibeles, donde se realizaban ofrendas durante varios días a la diosa.
El catolicismo adoptó el día 8 de diciembre en conmemoración de la Inmaculada Concepción, madre de Jesús.
En el siglo XVII en Inglaterra, se celebraba el llamado “Domingo de las madres”, donde estas eran agasajadas por sus hijos con regalos.
En 1914, el Congreso de Estados Unidos se aprueba el día de la madre como fiesta nacional.
La iniciativa de Ana Jarvis, que perdió a su madre en 1905 llegó, no solo a importantes personalidades de numerosos países, sino al propio presidente Woodrow Wilson.
Se celebra el primer domingo de mayo coincidiendo con la muerte de su madre y para que todos los hijos del mundo festejaran un día especial mientras las madres estaban vivas.
Es una fiesta extendida por casi todo el mundo, aunque no todas coincidan en concreto con esta misma fecha.
En 1923, la propia Ana presenta una demanda para eliminar oficialmente este día del calendario, debido al fuerte carácter comercial que adquirió, tan distinto al significado primigenio que tenía, pero no lo consiguió….


¿Cómo es posible no escuchar por todas partes que hoy es el día de la madre?...la tele y cualquier otro medio de comunicación ya se encarga…digamos, que hasta la saciedad.

¿Qué pensamientos vendrán a todas aquellas mujeres que hoy no tienen a su bebé con ella?...si están intentando vivir un día más sin su presencia, todo a su alrededor se encarga de que el día sea eterno, cansado, y triste , muy triste…

A mi memoria ha llamado hoy un antiguo compañero de la adolescencia y que ha compartido momentos tan especiales como mi boda (otro día hablaremos de esto) o el nacimiento de mis hij@s: Khalil Gibran.
Sus escritos siguen presente en mi vida, especialmente cuando tengo la sensación de que mis hijos ya viven la suya. Cuando siento que el tiempo ha sido tan corto que soy incapaz de atraparlo para revivirlo.

Abrir un libro de este autor (los tengo todos) me transporta a espacios olvidados.
Intento leerlo con detenimiento y pasión, con largos silencios para intentar escucharme desde dentro, ver en que fallé, cuales fueron mis aciertos y qué podría trasmitir a otras madres para que la experiencia de la maternidad, dure el tiempo que dure, sea vivida intensamente y llena de amor a pesar de los problemas y lo errores.

Solo quien ha sentido que su cuerpo ha estado habitado por otro, aunque este tiempo haya sido corto, puede entenderme.
La sensación de haber pasado por el proceso de la maternidad, se llegue o no a ser madre, es uno de los sentimientos más difíciles de explicar. Es como si el alma te transportara a lugares no existentes. Es el vacío del vacío. Es la soledad extrema unida a la fuerza de la común-unión…lo es todo y es la nada…nunca seremos las mismas, estén o no estén, los tengamos cerca o fuera de nuestra presencia…nunca seremos quienes fuimos, ni sentiremos lo que sentíamos…somos otras. Extrañas a veces. Divinas a veces. Culpables a veces. Amorosas a veces…madres siempre…

Al final estaremos solas con nuestros recuerdos. Unos más intensos por las dificultades, otros más etéreos y eternos porque no fueron tangibles…al final solo eso…recuerdos, pero recuerdos amorosos, que nos llena de amor, de ternura y muchas veces, demasiadas veces, llenas de deseos desenfrenados de llorar sin consuelo…sencillamente porque no nos entendemos…porque quisiéramos habitar un espacio cerrado donde el tiempo se detenga solo para nosotras y donde la presencia de ell@ fuera infinita…porque…estoy pensando en ti,  en mí, en todas…y porque a pesar de intentos de comercializar la maternidad, recordarnos como madres, pese a quien pese y a pesar de todo, hoy es nuestro día especial y es maravilloso. Muchas felicidades.
Khalil Gibran (ensayista, novelista y poeta libanés)…de su libros “El Profeta”
“Tus hijos no son tus hijos,
son hijos e hijas de la vida,
deseosa de sí misma.

No vienen de ti,
sino a través de ti,
y aunque estén contigo,
no te pertenecen.

Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos,
pues ellos tienen sus propios pensamientos.

Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas,
porque ellos
viven en la casa del mañana,
que no puedes visitar,
ni siquiera en sueños.

Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerles semejantes a ti,
porque la vida no retrocede ni se detiene en el ayer.

Tú eres el arco del cual tus hijos,
como flechas vivas,
son lanzados.
Deja que la inclinación,
en tu mano de arquero,
sea para la felicidad.”



viernes, 22 de abril de 2011

Gracias...

21 de Abril de 2011
Dice un dicho muy nuestro que es de bien nacidos ser agradecidos. Dar las gracias no es solo una palabra cargada de sentido, es un modo de ser y estar en la vida. Todos los comentarios que me habéis enviado, tras mi primera incursión “bloguera”, no solo me hacen sentirme agradecida, sino que me anima a seguir comunicándome e intentar perder un poco la vergüenza...por todo ello mil gracias a ti Javier, a ti Reyes, a ti Miriam, a ti Elisa, a ti Gema, a ti Carmen y a ti María José…y a tod@s los que entrasteis en el blog solo para echar un vistazo…Gacias, gracias…

Durante muchos años de mi vida escribí en un diario. Cuadernos personales que cuando los vuelvo a leer me hacen revivir sentimientos y sueños escondidos. Algunos de ellos se hicieron realidad. Muchos siguen vivos y deseosos de brotar. Pero desde mi vida de adulta deseo que sean compartidos…

Soy una enamorada de mi profesión. Considero que soy una afortunada. Cada día mujeres y hombres de cualquier parte del mundo, de cualquier ideología política, religiosa o clase social comparte una de las experiencias más importantes de sus procesos vitales: el inicio de una nueva vida.
La ilusión, desilusión,  aceptación o el simple dejar fluir el tiempo del proceso de gestación se acompaña de sentimientos a veces palpables y otras veces etéreos, pero sobre todo, difíciles de transitar y trasmitir.

Compartir la inmensa ilusión del nacimiento de un bebé es solo una parte, la más dulce, la más tierna, pero no la única de mis tareas. Mi trabajo me enseña especialmente, de esa capacidad que tienen las mujeres y hombres que han sufrido situaciones de pérdidas, momentos inesperados que nunca creímos posibles. Me habla de noches que parecen no tener fin, de sueños rotos, de vidas no vividas…

Para eso también estamos las matronas, porque somos personas antes que profesionales, porque tocarnos nos ayuda a seguir, porque mirarnos nos transporta a espacios desconocidos y porque hablar, llorar y reírnos juntas nos habla de futuro.

Transcribo una poesía que encontré un día por casualidad una noche cuando pensaba en Rocio y en las pocas horas que compartió con su hija. La escribí para dársela pero no fui capaz…ahora está aquí por si nos ayuda y nos consuela.

No te rindas, aun estas a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras, enterrar tus miedos,
liberar el lastre, retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frio queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda y se calle el viento,
aun hay fuego en tu alma,
aun hay vida en tus sueños,
porque la vida es tuya y tuyo tambien el deseo,
porque lo has querido y porque te quiero.

Porque existe el vino y el amor, es cierto,
porque no hay heridas que no cure el tiempo,
abrir las puertas quitar los cerrojos,
abandonar las murallas que te protegieron.

Vivir la vida y aceptar el reto,
recuperar la risa, ensayar el canto,
bajar la guardia y extender las manos,
desplegar las alas e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos,

No te rindas por favor no cedas,
aunque el frio queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle el viento,
aun hay fuego en tu alma,
aun hay vida en tus sueños,
porque cada dia es un comienzo,
porque esta es la hora y el mejor momento,
porque no estas sola,
porque yo te quiero.

(Mario Benedetti)

sábado, 19 de marzo de 2011

Hacer un sueño realidad...

Son el futuro...
Intentemos entre tod@s que sus caras nunca cambien...

En ocasiones ronda por nuestras cabezas y nuestro corazón deseos profundos de hacer realidad un sueño que creíamos inalcanzable. No sabemos por qué, solo sentimos que es el momento y nos lanzamos...
Iniciar este blog es una parte de mi sueño. Considero que poder compartir lo que pensamos o deseamos, lo que nos alegra o nos entristece, lo que nos une o nos separa... desde cualquier lugar del mundo es un lujo que no debemos desperdiciar. 

¿Por qué aparece en mi blog la palabra "BES"?

Incluir la palabra "BES", encierra conceptos cargados de significados con los que me identifico. Este vocablo pertenece al antigüo Egipto, cultura que siempre me ha cautivado, y significa "iniciar". Así mismo, era una deidad considerada un espíritu bueno, "genio protector" de las mujeres en general, de embarazadas y parturientas en particular, así como del recien nacido. Velaba por el matrimonio, el hogar y cuidaba de los aspectos relacionados con el "amor"...

¿Por qué incluyo nacer y crecer?

Como matrona y madre me muevo a diario con ambos procesos. Considero que cuando  compartimos la vivencia de los nacimientos y la crianza estamos aprendiendo juntos un modo de hacer que la vida para todos sea mejor.

Mi sueño está tomando forma...¿Cúal es el tuyo?...